Qué es el tiempo y el ADN cuántico, o soga cuántica

 

 

por el profeta Leonardo

 

Según el físico Javier Santaolalla, mis respetos a todo intelectual de una ciencia tan interesante y reveladora, dijo en un video que si quieren poner nervioso a un físico, pregúntenle qué es el tiempo.

 

No soy físico, pero soy profeta y tengo conocimiento al respecto.

 

El tiempo es una velocidad; no en vano resulta ser: E=mc2. Es energía que se moviliza por las 8 dimensiones temporales-espaciales, energizando la matrix universal y haciéndola suceder. Es como una película proyectándose; la película está filmada, pero el proyector le da la energía para que se proyecte y se vea en una pantalla. Lo mismo pasa con la realidad: hay una onda que se propaga por 8 dimensiones temporales-espaciales, y da origen al presente, y por eso nada puede exceder la velocidad de la luz, pues en ese caso el suceso en cuestión se trasladaría por si solo a través de las dimensiones. Eso es una paradoja, pues para que algo suceda debe estar soportado por la onda temporal, o la que llamo: línea de tiempo, ADN cuántico, o soga cuántica.

 

La diferencia de la realidad con el proyector es que se proyecta en tres dimensiones, y además ese proyector tiene la capacidad de moverse por un espacio-tiempo de 8 dimensiones; es decir,  más tres espaciales son en total 11 dimensiones espaciales-temporales.

 

En realidad todo sucede a la vez, como en una película, pero no hay solo una película sino una cantidad semi infinita de ellas; y la línea de tiempo, o el proyector, va alterando su recorrido por las distintas películas para generar una realidad con una precisión cuántica. Es decir, de dos estados determinados, como un byte de computador: 0 y 1; de allí: cuántico, es decir, responde a cuantos discretos de energía.

 

La consciencia humana, y de todo ser vivo, y la consciencia Divina son las únicas que pueden alterar esa línea de tiempo; Dios de una manera global, obviamente, de allí su HIPERPODER e HIPERINTELIGENCIA. Esa línea de tiempo inteligentemente controlada es precisamente el ADN cuántico, pues va describiendo un camino como una cuerda a lo largo de un hiperespacio de 11 dimensiones ya comentado; pero esa cuerda es una esfera de tres dimensiones que se propaga por esas 8; de allí que parezca un túnel o soga. Por eso le he llamado también soga cuántica.

 

Que tengamos un universo de 11 dimensiones, permite que toda existencia sea posible a la vez. El espacio es un entretejido del orden de la longitud de Plank, o sea 10 a la menos 35 metros. Es decir, el universo es un emparrillado de espuma cuántica, por así llamarla, pues esa teoría dice que no harían falta cuerdas, pero yo la llamo espuma cuántica porque es similar a mi concepción del emparrillado en cuestión. Una dimensión forma una línea, dos dimensiones forman un espaciado como una reja, y tres dimensiones forman un espacio 3D:

gallery/enrejado

Si armo un espacio 1D, tengo que plegarlo sobre sí mismo formando un círculo, pues el espacio no es infinito, sino que se pliega sobre sí mismo. Si lo hago con un espacio 2D formo una esfera vacía, y si lo hago con un espacio 3D formo una esfera llena. Si lo hago 4D creo una hiper esfera, y así sucesivamente hasta la dimensión 11.

 

Dentro de ese emparrillado, si vemos todo como una matriz de ceros y unos, termina siendo todo un enrejado muy complejo, con valores de un uno (1) distribuidos según todas las permutaciones posibles. Si tomamos cada cubo del enrejado como la longitud del Plank, tendremos 100.000 millones de años luz en metros, dividido la longitud antedicha, lo que da un número muy grande, y si lo multiplicamos por 11 debido a la cantidad de dimensiones, dará un número aún más grande, y si le damos todas las permutaciones posibles de 0 y 1, tendremos un número de realidades semi infinito, un número multiversal extraordinariamente gigante, algo así como 10 elevado a la 59 factorial. 

 

En la analogía de la película es como si tuviéramos que crear suficientes películas con variaciones de una y otra a nivel digital de un solo bit, para armar cualquier realidad posible. La cantidad de películas y bits son infinitos. Un número extraordinariamente gigante.

 

Lo interesante de esto es que para formar una realidad con sentido, la línea de tiempo, o el ADN cuántico debe seguir una línea determinada con inteligencia y consciencia, y ese es Dios actuando amigos. Dentro de esa gigantesca segunda matrix, como le llamo, está trazado un ADN que responde a una realidad determinada, y que es recorrida en vez de una molécula que lee el ADN de la vida, por una onda de energía que da el presente, el cual ese mueve a la velocidad de la luz, por ello el límite que esta velocidad representa. Sin una inteligencia muy grande controlando ese recorrido tendríamos el universo como un caos de información que no armaría nada con sentido. Es como si a un archivos de video MPG tomados cada bit, y lo llenamos con dígitos aleatorios de ceros y unos, dará como resultado un video sin sentido.

 

Pueden existir muchas sogas o ADN cuánticos, pero la consciencia solo puede estar en una a la vez, como un surfista que va sobre una ola que es el tiempo. Puede haber millones de olas, pero el puede cabalgar una a la vez en ese mar lleno de olas o tiempos. 

 

Ese ADN cuántico también tiene obviamente redundancias como el ADN de la vida propiamente dicho, y son las combinaciones de bits que no dan por resultado nada, entonces la línea de tiempo simplemente ignora esos cuadros de la película y selecciona solo los que tengan sentido según la realidad, lo que potencia la idea de una inteligencia actuando en ello.

 

¿Increíble la realidad verdad? ¡Imaginen lo que será la tercera matrix o la espiritual!

 

 

 

gallery/simulacion
gallery/atomo3
gallery/andromeda