Qué es la consciencia

gallery/consciencia

por Leonardo Betetto

 

Es aquí donde entramos en un tema muy escabroso sin duda. Les doy mi postura, y se fundamenta sobre la idea de que la verdadera sede de la consciencia es el espíritu. A ello debemos agregarle distintas capas de consciencia, esto es, el aparato físico que compone a un ser humano. 

 

Mis ideas se basan en el gnosticismo, y algunos postulados de la física cuántica, no son una novedad.

 

Existe una gran pregunta que podemos hacernos los humanos, y es qué hace que yo sea yo, y no sea otra persona o cosa. Es evidente que hay un núcleo de consciencia, y es difícil creer que se trate de un aparto meramente biológico, pues al igual que una computadora, yo puedo crear un mecanismo cibernético que razone e interactúe con un entorno dado, pero más no por eso es realemente consciente. Para tal fin necesita del espíritu. A ello se le superpone un alma, y un cuerpo, que pone al espíritu en contacto con el mundo, ya sea este plano, u otros.

 

El espíritu de materia real e hiperdensa vibra entonces en el plano para el cual se sintoniza. Algo así como un sintonizador de una radio o TV, se programa para entrar en contacto con algún plano existencial de los posiblemente infinitos planos existenciales que hayan.

 

¿Cómo estaría formado todo esto?

 

Bueno, tal como adelanté, propongo que la materia real e hiperdensa en realidad es el espíritu o mónada que somos el yo nuestro verdadero. Ese yo sería adimensional, y tendría potencialmente la capacidad de estar consciente en infinitas dimensiones y planos existenciales de cierta cantidad de dimensiones cada uno. Alrededor de nuestro espíritu, por así decirlo y describilo, se extenderían reticulados cuánticos de muchas dimensiones, más los filamentos unidimensionales que los componen sean en realidad tan delgados que jamás interactúen unos con otros cada plano existencial, de X dimensiones (tantas como se quieran, como por ejemplo la nuestra que es de cuatro: ancho, alto, profundidad, y tiempo) sería una construcción en base a filamentos de una sola dimensión, de allí que con materia hiperdensa puedo crear infinitos universos dimensionales. Entre esos filamentos de una dimensión reina el vacío cuántico.

 

Esa mónada o nuestro verdadero yo se pondría en contacto con el mundo físico vibrando en forma conjunta con el plano 4D. Podemos en realidad programarnos para vibrar en distintos planos de X dimensiones cada uno, y es por eso que tenemos viajes astrales. Cada desprendimiento astral puede ser tomar consciencia de distintos planos existenciales, inclusive con otras leyes físicas, y por eso de la versatilidad del plano astral, lo que muchos confunden con menor densidad. 

 

Muchos pueden ver esto como algo desconcertante. Una construcción cuántica u holograma cuántico que forma parte de infinitos planos existenciales, donde no siempre se origina la vida.

 

Creo que es probable que el Demiurgo en realidad sea UNA MÁQUINA, que ha aprendido con información acumulativa al generar creaciones en base a un corpúsculo de energía hiperdensa; la materia real. 

 

Entonces la realidad podría ser como la unión de varias ficciones. Por un lado vivimos en una Gran Mátrix, y por otro una máquina, como la Skynet de Terminator, nos mantiene en las dimensiones.

 

El dislocarse de las dimensiones, por tanto, sería una alternativa. Es probable que sencillamente decidamos nosotros, esto es, o seguimos sujetos a las realidades X dimensionales, o bien volvemos a estar conscientes en algún universo o mundo real que por el momento desconocemos. El apego tendría mucho que ver, y los túneles que vemos en las Experiencias Cercanas a la Muerte quizás sean el paso de una realidad a otra, y caer en otra sintonía con alguna construcción más.

 

Este espíritu no tiene sexo, no está sujeto a la dualidad de este universo creado y finito.

 

Por ello hay personas que recuerdan vidas pasadas y otras no, pues la información deberia quedar registrada en el espíritu, lo cual posiblemente no todos podamos hacerlo. El recordar tiene que ver con la memoria del alma, y esa memoria sí es una construcción biológica; se pierde con la muerte física, y queda disuleta en la realidad existencial que ha vivido.

 

Gracias por tu lectura.