El Eterno Retorno

gallery/consciencia

por Leonardo Betetto

 

Existen innumerables hipótesis de la vida después de la muerte. Todas son eso, hipótesis, nadie ha vuelto de la muerte total del organismo para contarnos que hay más allá.

 

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM) serían imágenes mentales de un cerebro que a pesar de la muerte clínica continúa en actividad a nivel celular por un período más. Como les decía, nadie a vuelto de la muerte absoluta para contarnos lo que realmente sucede.

 

Lo que quiero comentar es sobre la teoría del eterno retorno, a mi modo de ver es la hipótesis que más se adecúa a la definición de vida después de la muerte, sobre todo por los avances científicos que se han producido en estos últimos siglos.

 

Según la física cuántica todo sucede a la vez. La realidad es como una película ya filmada. Como la cinta de celuloide que nos cuenta una historia, y hay una determinada cantidad de cuadros. La película completa está, el pasado, el presente y el futuro conviven juntos. Lo único que necesitamos, desde ya, es la proyección del material para dar la sensasión de ocurrencia en una línea de tiempo. 

 

La línea de tiempo bien podría ser una especie de onda que se mueve por la cuarta dimensión. Esa onda puede recorrer la cuarta dimensión una cantidad infinita de veces. En la analogía de nuestra película sería como proyectar la cinta una y otra vez toda la eternidad. De hecho, nada impide que hayan muchas líneas de tiempo propagándose a la vez.

 

¿Se va viendo lo que quiero comentarles? ¡Volvemos a vivir una y otra vez! Es decir, morimos, quedamos inconscientes, pues la consciencia parece estar asociada exclusivamente a la vida del cerebro; y luego la historia del universo sigue su curso por miles de millones de años más, hasta que la cuarta dimensión gira sobre si misma y vuelve a iniciar todo el proceso nuevamente. Todo en este universo gira, por lo que no hay razones para pensar que con el tiempo o cuarta dimensión no sucede lo mismo. El universo sería pues como una rosquilla, como si la película la desplegamos en una gran circunferencia, y luego apuntamos la luz para proyectar un cuadro a la vez moviéndonos en círculos. Es decir, luego de morir lo que nos sucede de nuevo es volver a nacer, y vivir la vida que hicimos una y otra vez, cada vez como si fuera la primera, pues no hay memoria de lo que vivimos en el futuro. La memoria es un fenómeno hacia atrás, no desde adelante.

 

Por tanto esto puede ser visto con cierto optimismo, en el sentido que lo importante es vivir la vida que tenemos aquí y ahora, y con la esperanza de volver a transitar el mismo camino una y otra vez por toda la eternidad. Cada eón, una y otra vez para siempre.

 

Algunos proponen que todo va por consiguiente evolucionando en cada ciclo, pero la verdad no hay razones para darle un sentido a todo esto. Simplemente el sentido que tiene es la existencia en si misma, y por supuesto el que cada uno quiera o bien pueda darle.

 

Gracias por tu lectura.