Más allá de la cuarta dimensión

gallery/consciencia

por Leonardo Betetto

 

Saludos.

 

Lo que voy a comentar en este artículo es el resultado de mis propias conclusiones basándome en la ciencia ficción (aunque no por eso lo que digo es ficción), las religiones, algunos movimientos filosóficos, y la ciencia, sobre todo la física cuántica. Por tanto propongo una especie de física esotérica, o misticismo cuántico. Son términos que por lo menos en la internet no los he visto.

 

La consciencia es el patrón de referencia para medir la existencia. Que algo exista tiene sentido si una consciencia está presente, pues sino todo el proceso puede que no sea el mismo.

 

Lo que quiero proponer es que lo que realmente existe por sí misma es la consciencia, ya sea en un ser humano, animal o cosa. Esa consciencia estaría sujeta a una barrera material y energética, la cual sería una construcción.

 

Existirían por tanto muchas consciencias, y cada una se conectaría a cada realidad por estas citadas construcciones. Cada construcción parte de una realidad existencial de una sola dimensión, y a partir de allí se podrían construir planos de una o más dimensiones, infinitos de ellos. La teoría de cuerdas trabaja con once dimensiones. Imaginarse más de cinco es difícil, más no por eso imposible. Según se cuenta existen mentes capaces de imaginar hasta 26 dimensiones.

 

Las matemáticas permiten esta múltiple dimensionalidad, y al parecer las matemáticas son el límite para describir la realidad.

 

Cada realidad existencial, entonces, se construiría a partir de pixeles o cuerdas de una dimensión, entre las cuales existiría un vacío cuántico. Habría por tanto una  cantidad muy grande de cuerdas, pero no necesariamente infinita. Luego habría realidades construidas a partir de esas cuérdas, de una, dos dimensiones, tres, cuatro en la cual nos movemos en este estado de consciencia, y así sucesivamente.

 

Entonces existirían muchas dimensiones, y cada realidad se compondría de una o más, contando cada realidad con una línea de tiempo, un aquí y ahora donde se ejecuta todo el programa, o por donde va vibrando la consciencia.

 

Por ejemplo: nuestra realidad de la que usted y yo somos conscientes en este momento sería de tres dimensiones espaciales, y una dimensión temporal, cada instancia de la existencia, al igual que una película de cine, sería una sucesión de fotos o fotogramas "elementales" del universo por los cuales vamos transitando en la línea de tiempo. 

 

Por tanto cada unidad de espacio-tiempo, o pixel de espacio-tiempo, tendría una copia de todo el universo en tres dimensiones. La analogía de la cinta cinematográfica es la que mejor encuentro para explicar esto.

 

Si nos movemos en un tiempo de dos dimensiones, acabaríamos pasando a otros planos existenciales de espacio-tiempo de cuatro dimensiones. Es como un libro, donde cada página es una línea de tiempo en un espacio de tres dimensiones, y una dimensión temporal. Luego pasamos a otra página, es decir, una instancia diferente de distintas existencias en cuatro dimensiones. Sería un tiempo bidimensional. A su vez puedo moverme en la sexta dimensión, esto es, moverme por diferentes libros, por un tiempo tridimensional. Y así sucesivamente. Yo me pierdo cuando trato de imaginar más de seis dimensiones; la sexta con dificultad por ahora.

 

Esto confirma la existencia de universos o realidades paralelas, y solo estamos conscientes de una a la vez. La mejor forma al menos para mí de imaginarlo es con espacios de dos dimensiones, y un tiempo también de dos. Entonces tenemos un cuaderno con tantas hojas como realidades paralelas existan. Cada realidad paralela diferiría de la inmediata por una sola vibración cuántica. Así cada universo paralelo diferiría más y más del otro en la medida que nos trasladásemos por la quinta dimensión, y/o las subsiguientes.

 

Esto explica el fenómeno del hombre de Taured. El fenómeno se produjo hacia varias décadas, cuando en un vuelo que aterriza en Japón se encuentran con un hombre que decía provenir de un país llamado Taured, entre Francia y España. Obvio, ante la sorpresa de los funcionarios, hasta trajeron un mapa y el hombre señaló donde estaba ese país supuestamente. El hombre fue alojado en un hotel bajo estricta vigilancia, y al otro día había desaparecido.

 

Sería lógico suponer que se produjo alguna anomalía entre los planos existenciales. Por alguna razón, una realidad existencial se intersectó con la otra, donde no diferían mucho entre sí, pues España y Francia existen, pero Taured no; no en la nuestra. Es posible que las cuerdas que lo formaban que vibran en este plano y en todos (vibran en las 11 dimensiones), pasaran a vibrar en nuestro plano tal como lo hacen en el plano que este hombre y Taured existen, y de esa manera se solaparon las existencias. Estadísticamente muy poco probable, pero no imposible, a la vista está.

 

¿Por qué estamos conscientes de solo cuatro dimensiones, es decir, de un solo plano o realidad? Bueno es probable que solo podamos estar conscientes de un solo plano existencial a la vez. Cuando morimos, morimos para los demás en este plano, pero la consciencia podría perfectamente sintonizar con otro plano, en su línea de tiempo, y así existir indefinidamente.

 

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM) confirmarían esta hipótesis, pues dicen ver un tunel con una luz al final, y hasta toda su vida como en una película. A mi modo de ver lo que sucede es que la consciencia se disocia de este plano, y puede trasladarse a través del tiempo, y de todas las dimensiones, hasta sintonizar con otro plano existencial que le favorezca, convenga, o simplemente pueda. La consciencia se movería por las once dimensiones hasta seleccionar alguno para someterse a sus reglas. Bajo esta perspectiva, la idea de una liberación de la Matrix, como se enseña en muchas religiones podría tender sentido, pero no necesariamente. También podría explicar el por qué no recordamos otras existencias, pues la memoria es un fenómeno inherente a cada plano; no puede transferirse a partir de la quinta dimensión, pues a parte tendríamos que asumir como propia la memoria del otro plano dentro del cual vibremos.

 

Esta concepción de la realidad daría lugar a la existencia de infinitas posibilidades para los sucesos. Por ejemplo, yo estoy en esta realidad y plano, tengo un pantalón con cuatro bolsillos. Al moverme por la quinta dimensión puedo aterrizar en un plano existencial donde tengo cinco bolsillos, y luego moverme por la sexta dimensión de manera de dar lugar a la existencia de todas las probabilidades de pantalones diferentes con cinco bolsillos, de modo que la cantidad de combinaciones posibles es una matriz de once dimensiones con una cantidad cada una de casi infinitas cuerdas cuánticas, con las mismas cuerdas, por su parte, que vibran en las once. 

 

Los 22 parámetros físicos básicos se repetirían en cada plano, pero barajando todas las probabilidades en cada dimensión. Es algo realmente muy trabajoso de imaginar. La cantidad de información: ¡inimaginable!

 

Ahora, cabe la pregunta... ¿Alguien o algo creó todo esto? Bueno, las leyes físicas parecen haber sido deliberadamente creadas. Yo personalmente me inclino a pensar que se trata de una realidad de múltiples planos, donde no en todos la existencia prolongada es posible. Aún así, no siempre sería posible la vida, e inclusive en algunos, la vida podría ser diferente. La cantidad de combinaciones puede sea infinita. Nosotros estaríamos vibrando en un plano de esos donde la vida fue posible.

 

Bueno, a partir de este planteo existen muchas teorías que podríamos esgrimir, con sus argumentos y contra argumentos. La realidad ya vamos viendo que supera ampliamente la ficción, y es más compleja de lo que podríamos en principio suponer. 

 

Gracias por tu lectura.