Los instintos y la dualidad

gallery/institnto 1

por Leonardo Betetto

 

Al observar el reino animal, y luego examinar a los humanos vamos notando que hay más cosas en común que lo que estábamos dispuestos a aceptar.

 

Los animales son buenos con sus crías, y en última instancia con sus familiares y conocidos, pero al salir a cazar, alimentarse y defender su territorio son tan despiadados como pueden.

 

Bueno... Los seres humanos somos iguales. Veía el documental sobre el Chapo Guzmán, y como algunos seres humanos matan a otros con tal de llegar a sus metas. La batalla por la superioridad es total y continua, y algunos aprenden mecanismos violentos para sobreponerse, y es muy parecido a lo que hacen los animales. Inclusive el hombre ha llevado a nuevos límites estos mecanismos llegando al punto de matar a otros sistemática y fríamente. 

 

Bueno, se dio la casualidad que veía luego el documental de los Nazis, y la verdad el hombre puede hacer de la muerte un auténtico ideal. Lo cierto que ni la religión escapa a esta realidad, a pesar de que quiren mostrarse como piadosos. Por ejemplo la inquisición católica, mal llamada santa, que mató a millones de personas por no acatar las normas de la Iglesia. El mismo mecanismo actuando en otro ámbito.

 

¿Quién creó estas reglas de juego? Son las reglas de la dualidad que prima en este universo, sea quien fuere o lo que fuere creó así las reglas; y echarle la culpa al hombre, al diablo, o al demiurgo no sirve, ni tampoco creo que sea justo hacer cargo de todo al hombre.
 

Nos tomamos el trabajo de reflexionar el por qué de estos comportamientos idiotas y perversos y la verdad a algunos nos costaba saber el por qué. Para ello íbamos a las religiones a ver que nos contaban, y ellos nos enseñaron junto con la Biblia de que el hombre se volvió malo porque así decidió ser...

 

¡Pero que embuste!

 

Resulta que el universo nos planteó así, y después se encargaron de meternos en la cabeza de que la responsabilidad es nuestra. Quizás todo se deba en definitiva por buscar respuestas a las cosas dentro de religiones. Si examináramos más hacia nosotros podríamos dar respuesta a grandes preguntas como esa. La respuesta es simple pero difícil de aceptar.
    
Bueno... Esto es peor todavía, pues la vida en la tierra está limitada por otros, y por otras circunstancias; la verdad es que la vida no es para todos. Aquí en Argentina los jubilados cobran una miseria mientras otros se llenan los bolsillos a costillas de la pobreza de otros... Bueno... ¿Por qué todo eso? Pues porque los instintos gobiernan al ser humano, y esos instintos dicen que así deben ser, nada más ni nada menos. La ilusión de un mundo igualitario y pacífico es un ideal muy bonito pero poco probable por el momento. La guerra estuvo siempre, y ya es parte hasta de la religión. Existen dioses de la guerra, y dioses de la paz. Todo gira y gira bajo el sol, como dice la canción, por tanto la dualidad está delimitada por ciclos: luz y oscuridad, bien y mal, positivo y negativo. La astrología representa esta dualidad con mucha eficiencia.

    
Veía también un estudio científico sobre la conducta del chimpancé. El comportamiento instintivo del mismo parece ser una copia del comportamiento humano, y viceversa. Somos muy instintivos. 

 

El hombre sería egoísta porque así es la vida, y algunos ni siquiera toman consciencia de eso; simplemente son como son, y listo.

 

Los ladrones y los oportunistas existen porque así dice la vida que deben comportarse, pues como dijimos, inclusive la prolongación de la vida no es para todos. En la naturaleza vemos como las hienas roban la comida de los leones, es decir, el robo es una estrategia instintiva de supervivencia, por tanto inevitable.

 

Los animales también pelean por derechos de apareamiento, y el ser humano de alguna manera está en la misma, pues es sabido como gran parte de las mujeres eligen hombres con ciertas posesiones y prominencia social, lo cual también es una lucha. Y lógico, un hombre así tendrá más posibilidades de dar alimento y recursos a al descendencia. Una simple regla evolutiva e instintiva más.
    
Inclusive las deidades de los pueblos parecen responder a estos paradigmas. Por poner un ejemplo, vemos que Jehová ordena destruir a los pueblos que no sean judíos, y apoderarse de las mujeres y niños, eso en caso que los dejen vivos, y luego apoderase también de sus territorios... ¿Acaso no es esto un instinto de dominación? ¡Por supuesto que lo es! El mundo animal no difiere del mundo humano, esa sería la verdad.
    
Otra cosa muy instintiva en la Biblia es el tema de la poligamia. Si un hombre tiene suficientes recursos puede tomar más de una mujer, lo cual es similar a los que hacen los machos en el reino animal: toman tantas hembras como puedan proteger. De hecho, los grandes genocidas de la historia han sido muy prolíficos biológicamente, y eso va acorde la Ley de Moisés o Torah. Gengis Kan violó a tantas mujeres que se estima que una de cada doscientas personas tienen genes de él. Es decir, ellos se prolongan agresivamente, pero limitan la prolongación de otros. Un instinto de preservación expresado a su límite máximo.
    
Otro tema burdamente instintivo de la Biblia es el tema de la esclavitud. La Biblia apoya de lleno la práctica esclavista. Esto es un comportamiento meramente biológico. El subyugar la energía de otro ser vivo, aún de la misma especie para los fines propios. Esto no solamente se limita a la esclavitud propiamente dicha, sino al trato que los pudientes dan a sus empleados. Ellos se llenan de dinero a costa de la necesidad de subsistir de otros. Inclusive aquí en Argentina tienes que agradecer el tener trabajo, pues no es un bien precisamente abundante, y existen personas en el mundo que ni aún logran la subsistencia.
    
¿Por qué no les importa a los pudientes las necesidades de otros, a no ser porque hasta cierto punto les conviene?
    
¡Pues porque así es el mundo, así es la vida, la biología y los instintos en general! 

 

¡así fueron planteados, esas son las reglas!
    
En este mundo hay que pelear para subsistir, y no todos pueden. Inclusive vemos como el instinto de agresividad está puesto en la biología para poder subsistir, entonces no podemos quejarnos de que ese instinto esté tan activo aún en los seres humanos. El hombre es violento, matón, atropellador, y todo eso es parte de una simple ley biológica.
    
Existe una carrera llamada "militar"; y aunque por un lado nos quejamos de los recursos en ella invertidos, no deja de ser una innegable realidad. Los avances tecnológicos mas prominentes tiene que ver precisamente con lo militar. Aunque matar sea "malo" resulta que los gobernantes lanzan sus fuerzas sobre otras naciones para frenar su superioridad, y establecerse ellos mismos como superiores; e involucran a la población en el proceso so pena de prisión. Bueno... ¿qué diferencia hay con el león que se asocia a sus pares para matar al búfalo? Ninguna diferencia. Y despues nos golpeamos el pecho orgullosos de haber matado a millones de personas en pos de "nuestros intereses", los cuales quizás al analizarlos sean tan egoístas como el proceso de la guerra en sí.

 

Existen instintos de preservación, e instintos de destrucción. El segundo es la tendencia a volver al estado inanimado, como decía Freud, y el otro es preservar la línea de la vida hacia adelante. Una sola no puede existir sino la vida acabaría en la tierra, y de la otra forma la vida llenaría el planeta. Así que ni somos distintos de los animales ni tampoco es nuestra culpa el ser como somos. 

 

Sin dualidad no hay universo, por tanto la existencia de la dualidad en la tierra es reflejo de una dualidad que existe a nivel cósmico, y esa dualidad cósmica es la propuesta de este universo.

 

¡Si alguien tiene mejor idea, que diseñe su propio universo, y nos invite a vivir en ése!

 

De hecho, si nos ponemos teístas, y vamos a la Biblia, pues vemos en el Génesis que dice que dios separó la luz de la oscuridad, por tanto el mismo dios creador del universo es el responsable de la existencia del mal. De hecho lo dice sin tapujos y muy clarito en la misma Biblia.

 

Lean ustedes mismos lo que dice el profeta Isaías:

 

"...que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto." Isaías 45:7

 

¿Lo leyó bien? ¡Jehová ni siquiera se toma el trabajo en la Biblia de ocultar su autoría de la maldad!

 

Por tanto nuestra respuesta está muy al alcance de la mano, y además el mito cristiano de que la maldad la creó un tal Satanás es falsa hasta para la misma Biblia.

 

Y donde dice "adversidad" es la palabra hebrea RA'AH, que también puede traducirse como:

 

...de H7489; malo o (como sustantivo) mal (nat. o mor.):-adversidad, aflicción, agravio, apariencia, avaro, calamidad, calumnia, castigo, depravado, desastre, desgracia, destructor, difícil, doloroso, duro, escoria, fastidiosa, feo, feroz, impío, infortunio, inicuo, injusto, mal, maldad, malestar, malicia, maligno, malo, malvado, molesto, parecer, pecado, penoso, perniciosa, perversidad, perverso, quebrantamiento, sarna, terrible, triste... (Diccionario Strong)

 

Gracias por vuestra lectura.