¿De qué está hecha la realidad?

Las Tres Matrices

La Espiritual, La Material, y la Galáctica 

 

 

 

Existen personas que no aceptan la magnitud de las Matrices porque no están conscientes, y mucho tiene que ver la naturaleza de la primera Matriz en sí.

 

La primera matriz es biológica, cultural, y etérica, la segunda es el universo físico, y la tercera es el universo espiritual, que contiene a su vez al universo físico. Cada matriz contiene a la otra, y no se descarta que existan matrices del mismo nivel en paralelo, pero es otro tema, primero entendamos las matrices.

 

La primera es de orden material básicamente, y está en esta galaxia, ocupando la mitad de la misma, pues en la otra mitad, donde está el planeta de los Dioses Eternos la primera matriz nunca existió. Está en poder del Maestro de la Galaxia, y seguirá su curso la vida física y espiritual hasta cumplir su ciclo, que es el desarrollo hacia una meta muy digna, y es que nos acerquemos a como es Dios o la Fuente.

 

El dios que hizo esta primera matriz no tiene tanto poder como para alterar la segunda matriz que es el universo, y menos la tercera que es espiritual. Los gnósticos equivocadamente asignan al Demiurgo Jehová la autoría de todo el universo, pero esto es un gran error. Y por eso el primer demiurgo usa el universo material para apoyar su creación, y además usa las consciencias, lo que indica que él no puede crearlas desde cero, como el dios único si puede.

 

La biología en la tierra no sigue el esquema cósmico absoluto, sino que está sujeta a la muerte, el sufrimiento, la violencia y la competencia, al margen de estar fundamentada en una reproducción sexual, lo cual también es un acto rebelde cósmico. Los animales se comen unos a otros y eso genera mala energía y sufrimiento, lo que aporta a sostener el plano etérico astral, que es una atmósfera etérica densa que rodea al planeta, y los espíritus desencarnados están atrapados allí bajo engaño, hasta que los hacen reencarnar. Por tanto cada espíritu o consciencia es vista como una batería que alimenta al plan maligno de la primera matriz.

 

Falta agregar el tema cultural, que es una programación religiosa, de pasatiempos, de ocio, de adiestramiento general, y de educación básica, media y avanzada. Esta capa está diseñada para mantener a la gente ignorante de su situación, y de esa manera siga aportando al sistema corrupto y malvado local.

 

Las personas son obligadas a competir, reproducirse, criar hijos, trabajar diez horas al día para subsistir, y encima tienen que agradecer por ello, como si de por si no fueran espíritus con derecho a más que esa vanidad. Las religiones están armadas para dejar al hombre semi conforme en un esquema esclavista, que vende y parasita la consciencia menoscabando la esencia humana, y poniendo al hombre por culpable del mal en este mundo, lo cual es falso, el culpable es el creador de este mundo, no los seres creados. Él ha creado el cuerpo, pero el espíritu procede de la tercera matriz, y es allí de donde tiene que partir de nuevo. Por eso Jesús dice en el Evangelio de Tomás que al desencarnar, nuestra respuesta ante los que desean continuar con nuestra prisión debe ser: 

 

“Provengo de donde la luz se originó por sí misma.”

 

Y esto es una referencia al big bang espiritual. Como la materia espiritual subcuántica se transformó por Dios en materia del cosmos de la tercera matriz, y nos pone como consciencias eternas en un camino de evolución espiritual. Hemos de volver a ese punto para retomar nuestro camino desde cero, un stop y un resét son necesarios; ese es el fin del conocimiento liberador, permitirnos resetearnos en la tercera matriz, y retomar el camino perdido.

 

Es importante entender así que nada se crea, nada se pierde, todo se transforma, y eso es aplicable a las tres matrices.

 

Contrario a lo que se piensa, a medida que aumentamos el nivel de matriz, aumentamos la densidad energética. La materia es más vacía de lo que pensamos, somos en la mayor parte un espacio vacío, y encima el universo es en la mayor parte vacío en sí. Aclaro, vació espacial, no vacío cuántico, que es el vació absoluto.

 

Es oportuno tocar el detalle de la dualidad. Sin dualidad no hay existencia, pues todo se construye en base a dos estados. Los diseñadores de software sabemos esto muy bien, sin ceros y unos no hay datos, por tanto no hay computadores y softuar. Lo mismo pasar con las matrices, se necesitan dos estados cuánticos para definir la realidad. El tema está en qué dualidad se sustenta nuestra matriz. 

 

Me Explico: hay una dualidad de la segunda matriz, que es lo que nos describe la física cuántica. Existen cuantos discretos de energía que definen la realidad. Existe así mismo un apareamiento cósmico, un electrón y  un positrón, materia y antimateria, polo eléctrico positivo, y polo eléctrico negativo. Máximos niveles de acidez, y máximos niveles de basicidad. Máximas temperaturas de verano, y mínimas temperaturas de invierno.

 

El tema no está en que exista la dualidad, no podemos culpar a Dios de esto, pues es un principio matemático y lógico, sino en cómo las manejamos. Por ejemplo, en la segunda matriz la sexualidad que es una polaridad o dualidad, no existe. Pero si en esta primera matriz, lo cual indica que cada matriz  puede crear sus propias dualidades existenciales. Nosotros debemos sujetarnos a la dualidad de la segunda y tercera matrices, no a esta, aunque por supuesto, esta primera matriz, por estar armada en base a las otras, tiene alguna que otra coincidencia en las polaridades. Por ejemplo, hay gente que considera malo matar animales y solo consume vegetales, y son veganos. Eso es una polaridad positiva de la segunda matriz universal y física. Sin embargo, para la primera matriz casarse y tener hijos es bueno, pero ya está fuera de la polaridad positiva de la segunda matriz cósmica o material. Entonces lo que debemos hacer es estar conscientes de las reglas de la dualidad de la segunda y tercera matrices, y por supuesto cambiar lo que se pueda, pues hay cosas que no se pueden alterar por ahora, pues no depende del esfuerzo individual, sino de la justicia de las matrices dos y tres.

 

Bueno, ahora pasamos a la segunda matriz. Es importante entender que no es malo que seamos una matriz, lo malo es la finalidad con la cual se programa. La primera matriz está armada para absorber la energía de la consciencia y de ponerla en esclavitud para que nunca crezca en los otros niveles de matriz. En cambio el Dios verdadero, que diseño la segunda y tercera matriz si desea una evolución espiritual auténtica, hasta que estemos en condiciones de pasar a otros niveles, y así sucesivamente. Y por eso en la matriz segunda o cósmica material existen cuerpos que viven millones de años.

 

Nos han engañado en la tierra diciéndonos que este mundo es para crecer, pero es mentira, nos hacen encarnar una y otra vez sin propósito alguno más que ser de alimento para el plano astral, y llevar a la humanidad a hacerse una con Jehová, el arquitecto de esta primera matriz, haciéndonos creer que hay un dios que adorar, que te castiga si no lo haces, y así ha desfigurado al Dios verdadero, y verdadero creador de todo.

 

Nos detendremos en explicar cómo funciona esa segunda matriz. Para tal fin lo más práctico que se me ocurre es la analogía de una película que está siendo proyectada. La película ya se filmó, es decir, en ella todo sucede a la vez, y la proyección es una energización que viaja por la película dándole acción. Con la cuarta dimensión pasa lo mismo, solo que nuestro proyector proyecta en tres dimensiones, y se mueve por la cuarta, que es el tiempo, pero ese tiempo en realidad es una dimensión física más. Esa línea de tiempo o proyección se mueve a la velocidad de la luz, y es por eso que esa velocidad es la límite en la segunda matriz, pues si algo excediera su velocidad se adelantaría a la línea de tiempo, y eso es paradójico, pues para existir tenemos que mantenernos en la proyección. Es ella la que nos da energía, no la forma, pero si la energía para existir, por eso la energía es igual a la masa multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado. Extenderse más en el tema requiere obviamente una explicación académica y mucho más tiempo y recursos.

 

Hay un detalle. ¿Qué pasaría si la película está filmada con Leonardo usando remera roja? Siempre viviríamos la misma escena una y otra vez con Leonardo de remera roja, no hay más alternativas para ese cuadro o cuadros de la película. 

 

La solución. Agregar una película más donde tengo remera blanca u otro color, y crear un proyector de dos dimensiones, es decir, si Leonardo decide usar remera roja sigo la línea recta, y si decide usar remera blanca, entonces muevo la proyección hacia un costado, y así usa remera blanca, por proyectarse la película paralela.

 

¡Bien!

 

Allí no termina la cosa: ¿qué pasa si para cada color de remera que usa Leonardo tengo un solo tipo de bolsillo de remera, esto es de 5 centímetros? Bueno, eso no podría cambiarse al menos que agregáramos otra capa de películas en una tercera dimensión, y creáramos un proyector que se moviera por tres dimensiones. Así si por ejemplo Leonardo usa remera roja, pero bolsillo de 5 centímetros fuera por una medida de la tercera dimensión de la proyección, y si quisiera un bolsillo de 7 centímetros se moviera por la tercera dimensión antedicha y escogiera entre las distintas medidas de bolsillos.

 

¿Terminó todo? Para nada, lo que hemos hecho es describir con una analogía de una película de tres dimensiones lo que sucede en el universo cuando la línea de tiempo, que es el proyector, debe escoger distintas alternativas en un tiempo tridimensional. Por tanto hemos descrito la cuarta, la quinta y la sexta dimensiones. No como hacen los místicos hoy en día, decir que las demás dimensiones a la tercera son estados existenciales vibratorios.

 

¡Totalmente falso! Solo usan terminología científica para dejar a la gente perpleja con sus palabras, y se ha creado una pandemia con esa enseñanza que recorre todos los grupos espiritualistas de internet.

 

¡Pero que ingenioso que es Dios! 

 

Entendamos ante todo que solo Dios puede crear un universo multidimensional, solo él puede mover la línea de tiempo por las demás dimensiones, y así va alterando la realidad a voluntad. Es como si Dios fuera el que filmó las películas para armar el paquete de tres dimensiones, y además el que da la energía para la línea de tiempo, y por último también es el que la mueve, y de allí la capacidad que él tiene de alterar una realidad, y es por eso que el milagro que no se maneja a este nivel habla de la actividad de demonios, no de Dios. Dios si quiere algo altera la realidad, pues el controla la realidad. Contrario a lo que en esta primera matriz nos han hecho creer los demonios creadores de veinteavo orden, como alá o jehová.  Ellos necesitan toparse con lo natural y cambiar la realidad por acción contraria. En cambio Dios mueve los hechos, que no es lo mismo.

 

Pero esto puede seguir, de hecho, hasta la dimensión once, de manera que puedo mover la línea de tiempo por muchas más posibilidades que se multiplican unas a otras según la cantidad de opciones para cada dimensión, hasta obtener un número infinito de cintas de película, cada una con una variación en un hecho. 

 

Por ejemplo. Si tengo un Leonardo, con dos remeras de diferentes colores, y con tres tipos de bolsillos diferentes, tendré así. Uno por dos, por tres, igual a seis películas para filmar, es decir, el producto escalar de todos los conjuntos de objetos y variaciones. Si tuviera diez tipos de bolsillos, y cinco colores, y dos personas en la película, las alternativas serían dos por tres, por cinco, es decir, treinta películas diferentes.

 

Esto hablando en términos cuánticos, sería como si cada cinta o realidad varía una de la otra en solo una vibración cuántica. Es como un inmenso archivo de video con once dimensiones de variabilidad que  difieren uno de otro en solo un bit de información. Con esa capacidad podríamos armar una película a voluntad, desde el inicio, con los personajes y escenarios que queramos, y que se comporten como queramos. Por eso la actividad de Dios es muy similar a la de una computadora programada con código binario, y no es extraño que el hombre en la tierra esté logrando cosas que en otras épocas eran producto de los dioses, según ellos.

 

Obviamente tenemos un Gran Arquitecto de la segunda matriz, y le debemos respeto a su voluntad, pues tiene un plan para haber hecho esa gran matriz, y es nuestro desarrollo en sintonía de la realidad existencial, más el espíritu, que vibra en otro plano diferente a la segunda matriz.

 

En otras palabras, Dios filmó infinitas películas, con todos los personajes posibles, con todos los escenarios posibles, solo que va moviendo el tiempo por ese universo multidimensional, y nuestra voluntad tiene el poder de desviar la línea de tiempo, tal cuando tomamos decisiones. Dios también puede decidir y cambiar la línea de tiempo a voluntad, y eso explica como el habla por la realidad, no necesita aparecerse con una forma definida para hablar.

 

Los ateos y los religiosos reclaman ver a dios como a ellos les parece, pero eso no es así, el dios de este mundo ha tenido mucho éxito al implantar sus limitaciones al concepto de dios creador, y así hacerse adorar el mismo.

 

Ahora bien, ¿Por qué once dimensiones? Porque dada las variaciones posibles para hacer una película, se pueden cubrir todas las alternativas variando cuánticamente una y otra vez, hasta cubrir las once dimensiones. Es decir, y explicando, si quisiéramos una proyección donde solo haya dos versiones de la película, Leonardo con remera roja, y otra con remera blanca, entonces solo filmamos dos películas, y listo. Ahora imaginen la cantidad de películas que deberíamos filar si queremos variar una a otra solo en un pixel. La cantidad de posibilidades es infinita, y funciona bien con once dimensiones. Nada descarta que puedan existir universos con más de once dimensiones. Hay quienes hablan de hasta veintiséis dimensiones, pero se opina que decaen rápidamente a universos de once.

 

Por tanto se denota que el dios de la primera matriz es un poroto al lado del Dios de la segunda, y ahora veremos la tercera. La diferencia con la segunda son los ladrillos constituyentes, no lo sabemos a ciencia cierta, pero hay razones para asegurar que es un entramado distinto al de la segunda, y de mayor densidad, de allí que la tercera de origen a la segunda, y la segunda a la primera. Es como el software: existe un sistema operativo que sería la tercera matriz, y luego existe una aplicación dentro del sistema operativo que sería la segunda matriz, y luego bases de datos para cada aplicación, lo que sería la primera matriz. Pues bien, el dios de la primera matriz ha creado datos mal organizados y hasta falsos, por tanto hemos de seguir en un futuro en las matrices dos y tres, pero salir y destruir la primera. Los datos de la primera no son aceptado por los estándares de las otras, por lo que su destino está sellado, esa matriz primera desaparecerá.
 

profeta Leonardo

 

 

gallery/andromeda
gallery/atomo-640x360
gallery/im1
gallery/atomo3
gallery/symbol