La Sucia Maniobra Apocalíptica de Jehová



Isaías 13:5 dice estas impactantes palabras:


"Vienen de lejano mundo, del extremo de los cielos ..."


Y lejano mundo es obviamente un planeta, y el extremo de los cielos es el extremo de la galaxia Vía Láctea. 


Lejano: mer-khawk'
Mundo: 'Eretz

Extremo: Qetzeh
Cielos: Shamayim  


" ... el cielo que vemos es la vía láctea, por tanto nuestra propia galaxia."

¡Es decir, Jehová reclama venir desde el extremos de la galaxia, desde un lejano mundo!


Bien, observemos si esto no es una referencia directa al planeta donde moran los Dioses Celestiales, entre los cuales por supuesto está el Maestro.


Seisth, que es el planeta orígen Anunnaki, se encuentra precisamente en el extremo de la galaxia, a 64 mil años luz de nosotros aquí en la tierra, y casi simétrico a ambos ejes de la Vía Láctea.


Por eso Jehová dice por su profeta Isaías que el viene desde Seisth, para usurpar prerrogativas mías y del Maestro, pero ha ocultado a la humanidad la verdad del orígen Anunnaki con el fin de que no se descubra que él es uno de ellos, y así se caiga su mentira de que es el supuesto creador del cielo y de la tierra. Está claro que un Anunnaki o un ángel caído jamás puede ser el Creador del Cielo y de la Tierra, como el mentirosamente reclama.


Ocultó a Seisth diciendo que es Sethis. La estrella supuestamente sería Sirio, pero de eso no hay exactitud en el concepto. Ese nombre fue dado a conocer por el primer Avatar Profeta, el hermano Plutón, que estuvo en Egipto encarnado, y luego se desfiguró Su mensaje, como era de esperarse.


Profeta Leonardo





gallery/ccc