Diferencias entre el Antiguo y Nuevo Testamentos

gallery/aura

por Leonardo Betetto

 

La mayoría de la gente no sabe a cerca de las diferencias del dios judío con el dios de Jesucristo; piensan que es el mismo. A eso debemos considerar que pocas personas realmente leen la Biblia por su cuenta, prefiriendo preguntar a otros al respecto, y así los desinforman en ver de informar. Estos últimos están tan engañados o persuadidos que no se dan a menudo cuenta del error que cometen.       

 

¡Jehová o Yahvé es muy diferente al dios de Jesucristo!

 

A esto debemos agregar otro problema muy serio: Los textos están manipulados. El lector inexperto no notará eso, a no ser que ponga interés en ello y analice por su cuenta el tema, profundizando en el significado de lo que allí se dice. Muchos místicos hacen alusiones alegóricas sobre el significado de las escrituras, sobre todo el Nuevo Testamento; pero son solo eso, alegorías sobre una temática que responde básicamente a intereses creados, y como siempre el instinto de dominación que prima en las religiones. Las religiones en gran parte fueron hechas sustentadas en la ignorancia y el deseo de dominar.
    
Al Nuevo Testamento le metieron la mano los romanos para crear así su famosa Iglesia Católica, la cual inclusive ni se ajusta a la visión de esa Biblia. Hay que entender que la Biblia es un conjunto de escritos compilados de distintos autores, épocas, y hastas creencias. Eso se materializa como una discrepancia entre distintas partes de la misma. Lo que  en un punto de dice, en otro se contradice.
    
Otra cosa que hemos de aclarar es lo cuestionable que es el concepto de pecado. El pueblo judío estableció leyes para su pueblo, y el quebrantamiento de las mismas se hacen susceptibles de pecado. Un concepto meramente religioso, y que no siempre va acorde con el universo sus tendencias. Me refiero a que por ejemplo si una persona es homosexual esto es por la misma forma en que se plantea la vida. La responsabilidad no es del humano. Esto es algo que nos ocultan las religiones, poniendo al hombre en un estado de culpa inherente y de profundo pesar constante. Una de las cosas a saber para el despertar es que el concepto de pecado es un invento.

 

Vamos a señalar cuales son esas diferencias entre el AT (Antiguo Testamento) y el NT (Nuevo Testamento), muy obvias entre ellas, ¡Vaya que si las hay!

 

1. La primera gran diferencia que voy a comentar es el tema de la trascendencia de la vida. El Antiguo Testamento pone todas las espectativas en esta vida en la tierra; no existe para esa visión la vida trascendental, la vida eterna del Espíritu. El AT no da esperanzas en ese sentido, centrándose toda la realidad en este mundo material de supervivencia del más apto. La vida pasa por algo instintivo, donde la belicosidad y la dominación son parte de una realidad que no supera por si misma el ámbito material de la existencia. Sin embargo el NT enseña que esta vida es solo un paso, algo transitorio con el cual inclusive no hay que encariñarse demasiado. El NT enseña muy claro inclusive que la amistad con el mundo es enemistad contra Dios. Es evidente que esos dioses son diferentes, con enseñanzas muy diferentes y promesas también diferentes.

 

2. Otro tema importante es el tema del CASTIGO. El dios del AT es severo y castigador, a pesar de que dice que se "duele" del castigo. Eso es mentira, el dios Jehová es un adicto a castigar y matar (Joel 2:13). Jehová se hace eco de una adicción a castigar enfermiza. Castiga ciertos llamados pecados con la muerte; tales como el asesinato, la idolatría, y las perversiones sexuales. Para colmo este CASTIGO es parcial y mentiroso, pues hay genocidas que han matado a decenas de millones de personas, y sin embargo el castigo brilla por su ausencia. Por ello los hombres se inventaron el tema del castigo en el infierno, algo muy místico y poético desde cierta óptica, pero algo acomodaticio. No existe un tal infierno de fuego; el infierno es un polo de la dualidad de la creación. Los genocidas simplemente hicieron lo que hicieron y allí terminará todo. Que este mundo sea una mezcolanza de maldad y de miseria es parte del juego. Habrán pues períodos de Kali Yuga, u oscuridad, y períodos de Satya Yuga, o era de luz.

 

3. Otras de las diferencias es la temática del reino perfecto que se ha de instaurar. Para el AT todo se centra en un reino material en la tierra. Sin embargo para el NT el reino no es algo de este mundo, lo cual indica que cada tratado exalta cosas diferentes.

 

4. La siguiente se desprende de lo anterior, y es que las bendiciones sobre el pueblo judío son básicamente materialistas y de dominación, cuando el NT tiene una visión más trascendental de la existencia; con mucho más desapego. Resalta la importancia del Espíritu sobre la materia, y así hace y enseña Jesucristo.

 

5. Otra grandísima diferencia es en el tema de la existencia del diablo. Para el Antiguo Testamento no existe el diablo, y menos aún como alguien que pelea en contra del hombre espiritual, sino como un siervo de dios. El NT resalta el rol de esta entidad como mentiroso y asesino. Sin embargo hay libros completos del AT donde tan envilecido ser directamente brilla por su ausencia. Esto denota que lo que en realidad sucede es que Jehová es el mismo diablo, cosa que separa el NT en sus identidades: una el dios verdadero, y otra el diablo o rebelde o satanás. Y esa es la gran razón de por qué Jesús señala a los estudiosos judíos como hijos de su padre el diablo, y que sus deseos quieren hacer (Juan 8:44). El NT dice que el diablo es el dios de este sistema de cosas, lo cual cuadra con Jehová; quien claramente se presenta como el dueño del mundo en el AT (2 Corintios 4:4).

    
6. El AT señala un sacerdocio material que nunca caducará. Sin embargo el NT presenta un sacerdocio eterno según Malquisedec; dos superposiciones incompatibles una con la otra. Para ello los cristianos se inventaron el tema de los dos pueblos, por uno el judío y por otro el cristiano. Estos dos pueblos no tienen lugar en la realidad de la Biblia. Jehová tendría un solo pueblo según el relato bíblico. También en uno se dice que Jehová es el esposo de su pueblo, y por otro el NT dice que es Jesús.

 

7. El NT muestra al dios de Jesucristo como amor y luz. Sin embargo el AT muestra un dios que no es para nada amor, sino que odia, tiene celos, se arrepiente, estalla en ira, y toma decisiones imperfectas, lo cual cuadra más con un ser también imperfecto e instintivo como sería el diablo cristiano.

 

8. El dios Jehová hace cumplir a rajatablas preceptos y mandamientos de la ley, cuando Jesucristo viene a poner en menos esos mandamientos, y esta contradicción está muy clara en el NT (Mateo 5:17; ...18; ... 28).

 

9. Otra es el tema del oscurantismo espiritual y el despertar de la serpiente de la kundalini. En el AT se nos muestra que cuando los hombres empezaron a edificar la torre de Babel, una alegoría del ascenso espiritual, Jehová descendió y destruyó la obra de los hombres (Génesis 11:7)... ¿Qué le pasa a Jehová que se opone tanto a esto? De hecho, vemos que se les prohíbe a los judíos ir en pos de las creencias de los pueblos aledaños. Jehová estalla en ira cuando van en pos de otro culto que no sea a él, y además se molesta de que su pueblo tenga costumbres traídas de Oriente (Isaías 2:6). El hombre perfecto según el AT es un hombre que procura todo el tiempo la sola subsistencia, y si edifica tiene que ser un imperio material y de dominación en ese plano. Si vemos las bendiciones y maldiciones al pueblo judío por andar o no en los mandamientos de Jehová vemos que las bendiciones son todas de prosperidad material... ¡Nada de misticismo y elevación espiritual! Para el AT el hombre es como un animal, no tiene Espíritu, y menos aún libre.

 

Los fanáticos de la Biblia se empeñan en demostrar, si pueden, el hecho de que uno es el cumplimiento del otro; pero indaguen ustedes mismos como aquellos que lo hemos hecho por más de quince años, y verán por ustedes que esas contradicciones son reales e insalvables.

 

La enseñanza más clara en general, y esto si en toda la Biblia, es la de que el hombre es tremendamente pecador, culpable, y digno de miserias y muerte. 

 

¡Esto es una de las más grandes mentiras de la religión!

 

Lo que sucede es que el hombres es imperfecto, y esas imperfecciones quizás sean un reflejo de la imperfección del universo, pues como es arriba es abajo, pero el hombre se encarga de enseñar por sus deidades que la culpa la tiene el mismo hombre por obedecer a la Serpiente, una alegoría clara de una entidad que buscó enseñar al hombre a despertar, y esa es la de la desnudez del Génesis, el hecho de que el hombre despertó.

 

El concepto del bien y del mal es en el mejor de los casos RELATIVO. Lo que para unos es bueno, para otros es malo. Lo que para un nivel de agregación es malo, para otros es bueno y hasta necesario; también depende todo de la época y los gobernantes que hayan, así como de las modas e intereses económicos y de dominación del oligarca de turno. Por ejemplo el tema de la muerte: lo que para ciertas circunstancias es un asesinato y algo muy malo, para otras circunstancias es un acto heroico, como la guerra. Es obvio que el bien y el mal son conceptos relativos.

 

10. Y esta es la gran diferencia, y es que el código legal judío del AT es una colección de preceptos muy bien conservados en las escrituras; sin embargo el NT muestra una menor importancia a los códigos legales y pone mayor énfasis en el despertar y la liberación del mundo como una forma de elevarnos.

 

Gracias por tu lectura.